Aceite de krill propiedades y beneficios

Gracias a sus componentes, el aceite de krill otorga al cuerpo múltiples beneficios contribuyendo a prevenir numerosas enfermedades.

Combate la inflamación

La inflamación aguda es una respuesta inmunitaria que puede ayudar a proteger nuestro cuerpo de invasores extraños. Si esta inflamación se vuelve crónica puede contribuir a el desarrollo de enfermedades comunes [1] hoy en día como problemas gastrointestinales, la diabetes, enfermedades cardíacas, la obesidad o incluso el cáncer.

Para ayudar a combatir estos problemas de inflamación podemos suplementarnos con aceite de krill. Se ha demostrado que sus ácidos grasos omega 3 (DHA/EPA) combaten eficazmente la inflamación [2][3]. Con solo 8 semanas de suplementación, (3 gramos/día) de estos ácidos grasos omega 3, se reducen significativamente los marcadores inflamatorios en la sangre [3], según un estudio realizado en la Universidad de Iran.

Beneficios del Mangostán

Además el contenido en astaxantina (poderoso antioxidante) presente en el aceite de krill refuerza sus propiedades antiinflamatorias [4].

  • Aun siendo pocos los estudios realizados con aceite de krill, han obtenido buenos resultados contra la inflamación:
    Reduce la inflamación crónica hasta un 30% en 90 personas tomando 300 mg de aceite de krill al día en un mes [5].
  • Mejora el marcador de inflamación de pacientes con niveles de lípidos en sangre ligeramente elevados. 1 gramo al día de aceite de krill es más efectivo que tomar 2 gramos de otro aceite omega 3 purificado [6].

Ayuda con la salud de las articulaciones y los huesos

El aceite de krill, gracias a sus propiedades antiinflamatorias, puede ser de ayuda contra enfermedades como la artritis, osteoporosis o la gota.

Con la edad nuestros huesos y articulaciones se vuelven más débiles. Los estudios demuestran que los ácidos grasos omega 3 del aceite de krill ayudan a mantener fuertes y sanos nuestros huesos y articulaciones preservando la densidad ósea y reduciendo la inflamación [7][8].

Los expertos creen que es debido a que los omegas 3 que se transforman en el hígado en unas potentes hormonas (eicosanoides) controlan importantes funciones y desencadenan la secreción de prostaglandinas antiinflamatorias que han demostrado reducir los niveles de proteína c reactiva (PCR).

Ayuda con la salud de las articulaciones y los huesos

Aunque no hay numerosos estudios realizados con aceite de krill para la salud ósea y de las articulaciones algunos estudios obtuvieron buenos resultados:

  • Reduce los síntomas artríticos en solo 7 días y los mejora significativamente después de 14 días tomando 3 gramos de aceite de krill diarios [5].
  • Mejora el dolor leve de rodilla y el rango de movimiento tomando 2 gramos de aceite de krill al día durante un mes [9].
  • En un estudio en animales también se observó que reducía la inflamación en sus articulaciones [10].

Por lo tanto, tomar aceite de krill puede ser una excelente opción natural para prevenir enfermedades relacionadas con la salud ósea y de las articulaciones. Además, los estudios demuestran que ayuda a las personas con artritis reduciendo el dolor, rigidez e hinchazón. Incluso estas personas podrían disminuir la ingesta de medicamentos específicos para estas afecciones.

Ayuda a reducir los síntomas de la colitis y la enfermedad de Crohn

La colitis y la enfermedad de Crohn son enfermedades autoinmunes que si no son tratadas puede tener consecuencias graves. Estas enfermedades causadas por la inflamación intestinal están asociadas a una mala absorción de nutrientes y malnutrición. Mantener una dieta saludable y evitar una alteración de las bacterias intestinales puede ser de gran ayuda para estas afecciones.

Enfermedad de Crohn

La suplementación de aceite de krill en estas personas puede ser de gran ayuda. Su contenido en ácidos grasos esenciales omega 3 (EPA/DHA) estimula el sistema inmunológico aportando propiedades antiinflamatorias y estimulantes del sistema inmunológico que benefician estos trastornos intestinales [11][12].

Cáncer

Debido a que el aceite de krill ayuda a pacientes con enfermedades inflamatorias y autoinmunes puede ser un suplemento interesante para contribuir a la prevención de ciertos tipos de cáncer.

Algunas investigaciones han observado que los ácidos grasos omega 3 (de los cuales el aceite de krill es una magnífica fuente) pueden estar asociados a un menor riesgo de padecer algunos tipos de cáncer como el de próstata, el de mama o el colorrectal[13][14][15].

Alimentos para combatir el cáncer

Por otro lado, se ha investigado con resultados prometedores la efectividad de extractos de aceite de krill (ácidos grasos libres) en la inhibición del crecimiento de las células de cáncer colorrectal y de colon [16] y además induce la apoptosis de las células cancerígenas (muerte celular) de manera significativa.

 

Ayuda con la salud del corazón

 

Los ácidos grasos omega 3 (EPA)(DHA) encontrados en el aceite de krill se han relacionado con una reducción de enfermedades cardíacas y con un mejor funcionamiento del sistema cardiovascular.

Se cree que una inflamación crónica es la causa de enfermedades crónicas como por ejemplo enfermedades cardiovasculares [17]. Gracias al contenido de EPA Y DHA en forma de fosfolípidos (más biodisponible) y al potente antioxidante astaxantina, el aceite de krill produce efectos antiinflamatorios y un tiene un papel importante contra el estrés oxidativo combatiendo los radicales libres [18].

Los beneficios de suministrar al cuerpo de estos ácidos grasos esenciales son:

  • Reducción del LDL (colesterol malo) y los triglicéridos [19] [20] [21] [22] y el aumento del HDL (colesterol bueno) [23][24][27].
    En un estudio realizado en pacientes con colesterol alto, el aceite de krill tanto en dosis bajas como en altas, redujo el colesterol total entre un 13 y un 18% mostrandose mas efectivo que el aceite de pescado, que lo redujo un 6% [28][26].
  • Lucha contra la inflamación de los vasos sanguíneos y mejora el revestimiento de los mismos [27].
  • Puede disminuir la frecuencia cardiaca, también ayuda a disminuir la presión arterial [28][29] así como a inhibir coágulos de sangre al tener efectos anticoagulantes, evitando ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares.

Un dato curioso es la baja incidencia de enfermedades cardiovasculares en la población esquimal de Groenlandia, gracias a que su dieta está basada en pescado azul con altos contenidos en omegas 3 y, por supuesto, exenta de alimentos procesados.

Ayuda a tratar la diabetes

El aceite de krill ha sido estudiado por los investigadores y puede ayudar con la diabetes tipo 2 [32] ya que reduce la resistencia a la insulina y los niveles de glucosa en sangre [27].

En un estudio realizado con animales el aceite de krill redujo los niveles de glucosa en sangre, mejoró la tolerancia a la glucosa y la sensibilidad a la insulina [30][31].

Ayuda a tratar la diabetes

La principal causa de muerte en pacientes de diabetes tipo 2 son las enfermedades cardiovasculares. El aceite de krill, como hemos comentado en el apartado anterior, ayuda a reducir los factores de riesgo cardiovascular como el colesterol elevado, hipertensión y la disfunción endotelial (deterioro de los vasos sanguíneos), muy común en personas con diabetes tipo 2. Junto con una vida saludable y ejercicio contribuye a mejorar la calidad de vida de estas personas.

Ayuda con la salud cerebral

Los ácidos grasos omega 3 encontrados en el aceite de krill (EPA y DHA) desempeñan funciones indispensables en las membranas neuronales. Además estos ácidos grasos omega 3 están unidos a fosfolípidos y no a triglicéridos, lo que hace que lleguen al cerebro más rápidamente para mantener los niveles adecuados y conseguir un óptimo funcionamiento facilitando la comunicación entre las células cerebrales [33].

Por otro lado, tanto el omega 3 como la astaxantina encontrados en el aceite de krill, tienen funciones antiinflamatorias y antioxidantes que ayudan a prevenir trastornos como la depresión, esquizofrenia, demencia y epilepsia [34][35].

Se han encontrado déficits en los niveles de DHA y EPA en personas con trastornos neurodegenerativos, pérdida de memoria y dificultad de aprendizaje [36][37]. La suplementación con aceite de krill puede ayudar a mantener los niveles adecuados y contribuyendo a la prevención de enfermedades neurodegenerativas. En personas mayores niveles bajos de DHA se relacionan con un cerebro de menor tamaño, signo de envejecimiento cerebral acelerado [38].

Ayuda con la salud cerebral

Muchas personas no consumen las cantidades de pescado azul necesarias para abastecer al cuerpo de estos ácidos grasos esenciales. Tomar un aceite de pescado de buena calidad puede ser una buena opción sin embargo, el aceite de krill es una fuente superior no contaminada de metales pesados, más biodisponible y que contiene antioxidantes y no se oxida fácilmente. Además aporta colina, muy importante para la memoria, el aprendizaje y el desarrollo del cerebro.

El omega 3 es también importante durante el embarazo, la lactancia y en la primera etapa de la vida [39][40]. El consumo adecuado de omega 3 en estas etapas mejora el desarrollo neurológico de los bebés y es primordial para el desarrollo del feto, especialmente los ojos y el sistema nervioso central. Además previene partos prematuros. También puede ser de ayuda para niños con autismo, dislexia y TDAH.

Ayuda con la depresión y la ansiedad

Los componentes de omega 3 unidos a fosfolípidos y la astaxantina del aceite de krill pueden ayudar con la depresión ya que proporcionan efectos similares a los de los antidepresivos [41].

Ayuda con la depresión y la ansiedad

Algunos estudios muestran una eficacia significativa de estos componentes del aceite de krill. En una revisión se observaron efectos antidepresivo significativos en pacientes con depresión [42] y en otro estudios realizado con personas sanas reducía la ansiedad [43].

Aun así, se necesitaría más evidencia científica para esclarecer los beneficios ansiolíticos y antidepresivos del aceite de krill.

Mantiene una piel saludable

Los ácidos grasos omega 3 y los antioxidantes del aceite de krill son buenos aliados para mejorar la salud de la piel.

– Los omega 3 ayudan a combatir la inflamación que es la raíz de muchas afecciones cutáneas.

– La astaxantina puede ayudar a combatir el envejecimiento de la piel protegiendo a todas nuestras células ya que ayuda a combatir los radicales libres.

En un estudio realizado en personas con acné la suplementación con ácidos grasos omega 3 como los del aceite de krill disminuyó esta afección significativamente sin efectos adversos [44].

Mantiene una piel saludable

En otro estudio realizado en animales los ácidos grasos omega 3 también ayudaron contra la dermatitis atópica gracias a su capacidad antiinflamatoria bloqueando la producción de una molécula específica (LTB4) involucrada en la inflamación [45].

En una revisión se observaron los efectos biológicos de la astaxantina para prevenir el fotoenvejecimiento de la piel. Este antioxidante previene la inflamación cutánea inducida por los rayos uva, la queratinización anormal, las arrugas y la pigmentación de la piel [46]. La astaxantina parece proteger contra el deterioro de la piel ayudando a mantenerla saludable [47]

Ayuda a la pérdida de peso

Según las investigaciones hasta el momento los ácidos grasos omega 3 encontrados en el aceite de krill podrían ayudar a reducir el apetito [48], aumentar el metabolismo e incrementar la quema de grasas.

Ayuda a la pérdida de peso

Según un estudio [49], añadir a tu dieta ácidos grasos omega 3 (entre 1,3 gramos) aumenta la sensación de saciedad hasta 2 horas tras una comida.
Otras investigaciones han observado que estos ácidos grasos omega 3 aumentan la quema de grasas hasta un 27% durante el ejercicio y pueden aumentar el metabolismo entre un 4 y un 14% [50][51].

También en otros estudios con animales se ha demostrado una disminución de la grasa visceral dependiendo de la dosis [52][53][54].

Reduce los síntomas del síndrome premenstrual

El síndrome premenstrual o SPM son una series de síntomas que suelen aparecer antes de la menstruación. Se cree que es debido a los cambios hormonales. Algunos medicamentos pueden aliviar estos síntomas, como el ibuprofeno, pero el aceite de krill puede ser un sustituto natural para ayudar a disminuir estos síntomas y sustituir los medicamentos [55][56][57].

Reduce los síntomas del síndrome premenstrual

Los ácidos grasos omega 3 encontrados en el aceite de krill ayudan contra la inflamación y contribuyen a disminuir el dolor [58]. Según un estudio, estos ácidos grasos omega 3 son más efectivos que los encontrados en el aceite de pescado [59].

El aceite de krill ayuda con la enfermedad del ojo seco

Muchas personas sufren sequedad ocular y sus síntomas son molestos en el día a día. Los síntomas pueden ser enrojecimiento, dolor ocular y hasta pérdida de visión.
Se asocian bajos niveles de omega 3 con esta enfermedad, según este estudio [60]. En esta investigación realizada a 54 participantes con la enfermedad del ojo seco se observaron buenos resultados. El omega 3 (EPA y DHA) durante 3 meses redujo los síntomas de esta enfermedad, la inflamación y el enrojecimiento de los ojos.

Mejora la calidad del esperma

La obesidad se asocia con la infertilidad masculina. Varias investigaciones sugieren que las alteraciones en el metabolismo de los lípidos pueden afectar a la calidad y la fertilidad del esperma. Los ácidos grasos omega 3 pueden modular este metabolismo de los lípidos mediante unos mecanismos complejos, exactamente la composición de ácidos grasos del aceite de krill en forma de fosfolípidos hace más eficiente esta modulación en comparación con otros ácidos grasos como por ejemplo los procedentes del aceite de pescado.

Mejora la calidad del esperma

En un estudio [61] realizado en animales se suplementaron con una dieta alta en grasas complementada con aceite de krill y los resultados mostraron que el aceite de krill determina un aumento en la motilidad (movimiento) y en la concentración del esperma influyendo de manera positiva en su calidad y funcionalidad.

Aceite de krill e hígado graso

El hígado graso es una acumulación anormal de la grasa en las células del hígado. La causa más común es el alcoholismo, la obesidad, la diabetes o ciertos medicamentos. La esteatosis si llega a ser crónica, la grasa acumulada puede causar inflamación en el hígado y puede provocar cirrosis, fibrosis, insuficiencia hepática e incluso cáncer de hígado.

Aceite de krill e hígado graso

Es importante parar la progresión de acumulación de grasas en las células del hígado con una bajada de peso prolongada y una vida no sedentaria. Por otro lado, no existe ningún fármaco que frene esta enfermedad pero los investigadores han observado es que añadir a la dieta ácidos omega 3 puede ayudar a detener la evolución del hígado graso.

Los ácidos grasos omega 3 del aceite de krill como suplemento dietético pueden mejorar el metabolismo de las grasas y la glucosa [62] por lo que puede tener un efecto protector contra la esteatosis hepática [63].

Más info…

Aceite de krill comprar

Comprar

Es fácil encontrar suplementos de aceite de krill en la actualidad. Se venden tanto en farmacias, tiendas de…

Cómo tomar

Cómo tomar

Puedes tomarlo a cualquier hora del día, aunque algunas personas lo toman en la mañana junto con el desayuno…

Contraindicaciones

Contraindicaciones

Se sabe que el aceite de krill no contiene metales pesados como por ejemplo el mercurio que es peligroso para el…

Contraindicaciones

Aceite de krill

Es un suplemento muy valioso por su alto contenido en omega 3 (EPA y DHA) y por su potente antioxidante, la astaxantina.

Contraindicaciones

Aceite de krill nko

Es un aceite de krill antártico 100% natural (Euphausia superba), con un contenido más alto en omega 3 (EPA/DHA,)…

Enlaces a estudios de referencia

[1] Hunter P. La teoría de la inflamación de la enfermedad. La creciente comprensión de que
La inflamación crónica es crucial en muchas enfermedades abre nuevas vías para el tratamiento. EMBO Rep. 2012 6 de noviembre; 13 (11): 968-70.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3492709/

[2] Calder PC. Omega-3 fatty acids and inflammatory processes. Nutrients. 2010
Mar;2(3):355-74. doi: 10.3390/nu2030355. Epub 2010 Mar 18. Review. PubMed PMID:
22254027; PubMed Central PMCID: PMC3257651.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3257651/

[3] Costanzo M, Cesi V, Prete E, Negroni A, Palone F, Cucchiara S, Oliva S, Leter
B, Stronati L. Krill oil reduces intestinal inflammation by improving epithelial
integrity and impairing adherent-invasive Escherichia coli pathogenicity. Dig
Liver Dis. 2016 Jan;48(1):34-42.

[4] Malekshahi Moghadam A, Saedisomeolia A, Djalali M, Djazayery A, Pooya S,
Sojoudi F. Efficacy of omega-3 fatty acid supplementation on serum levels of
tumour necrosis factor-alpha, C-reactive protein and interleukin-2 in type 2
diabetes mellitus patients. Singapore Med J. 2012 Sep;53(9):615-9. PubMed PMID:
23023905.
https://www.sma.org.sg/UploadedImg/files/SMJ/5309/5309a10.pdf

[5] Deutsch L. Evaluation of the effect of Neptune Krill Oil on chronic
inflammation and arthritic symptoms. J Am Coll Nutr. 2007 Feb;26(1):39-48. PubMed
PMID: 17353582.

[6] Cicero AF, Rosticci M, Morbini M, Cagnati M, Grandi E, Parini A, Borghi C.
Lipid-lowering and anti-inflammatory effects of omega 3 ethyl esters and krill
oil: a randomized, cross-over, clinical trial. Arch Med Sci. 2016 Jun
1;12(3):507-12. doi: 10.5114/aoms.2016.59923. Epub 2016 May 18. PubMed PMID:
27279841; PubMed Central PMCID: PMC4889684.

[7] Kruger MC, Coetzer H, de Winter R, Gericke G, van Papendorp DH. Calcium,
gamma-linolenic acid and eicosapentaenoic acid supplementation in senile
osteoporosis. Aging (Milano). 1998 Oct;10(5):385-94. PubMed PMID: 9932142.

[8] Danao-Camara TC, Shintani TT. The dietary treatment of inflammatory arthritis:
case reports and review of the literature. Hawaii Med J. 1999 May;58(5):126-31.
Review. PubMed PMID: 10377605.

[9] Suzuki Y, Fukushima M, Sakuraba K, Sawaki K, Sekigawa K. Krill Oil Improves
Mild Knee Joint Pain: A Randomized Control Trial. PLoS One. 2016 Oct
4;11(10):e0162769. doi: 10.1371/journal.pone.0162769. eCollection 2016. PubMed
PMID: 27701428; PubMed Central PMCID: PMC5049853.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5049853/

[10] Ierna M, Kerr A, Scales H, Berge K, Griinari M. Supplementation of diet with
krill oil protects against experimental rheumatoid arthritis. BMC Musculoskelet
Disord. 2010 Jun 29;11:136. doi: 10.1186/1471-2474-11-136. PubMed PMID: 20587038;
PubMed Central PMCID: PMC2907316.

[11] Grimstad T, Bjørndal B, Cacabelos D, Aasprong OG, Janssen EA, Omdal R, Svardal
A, Hausken T, Bohov P, Portero-Otin M, Pamplona R, Berge RK. Dietary
supplementation of krill oil attenuates inflammation and oxidative stress in
experimental ulcerative colitis in rats. Scand J Gastroenterol. 2012
Jan;47(1):49-58.

[12] Simopoulos AP. Omega-3 fatty acids in inflammation and autoimmune diseases. J
Am Coll Nutr. 2002 Dec;21(6):495-505. Review. PubMed PMID: 12480795.

[13] Terry PD, Terry JB, Rohan TE. Long-chain (n-3) fatty acid intake and risk of
cancers of the breast and the prostate: recent epidemiological studies,
biological mechanisms, and directions for future research. J Nutr. 2004
Dec;134(12 Suppl):3412S-3420S. doi: 10.1093/jn/134.12.3412S. Review. PubMed PMID:
15570047.

[14] Kaizer L, Boyd NF, Kriukov V, Tritchler D. Fish consumption and breast cancer
risk: an ecological study. Nutr Cancer. 1989;12(1):61-8. PubMed PMID: 2710648.

[15] Zhong X, Fang YJ, Pan ZZ, Li B, Wang L, Zheng MC, Chen YM, Zhang CX. Dietary
fat, fatty acid intakes and colorectal cancer risk in Chinese adults: a
case-control study. Eur J Cancer Prev. 2013 Sep;22(5):438-47.

[16] Jayathilake AG, Senior PV, Su XQ. Krill oil extract suppresses cell growth and
induces apoptosis of human colorectal cancer cells. BMC Complement Altern Med.
2016 Aug 30;16(1):328.

[17] Schubert R, Kitz R, Beermann C, Rose MA, Baer PC, Zielen S, Boehles H.
Influence of low-dose polyunsaturated fatty acids supplementation on the
inflammatory response of healthy adults. Nutrition. 2007 Oct;23(10):724-30. Epub
2007 Jul 30. PubMed PMID: 17664057.

[18] Bloomer RJ, Larson DE, Fisher-Wellman KH, Galpin AJ, Schilling BK. Effect of
eicosapentaenoic and docosahexaenoic acid on resting and exercise-induced
inflammatory and oxidative stress biomarkers: a randomized, placebo controlled,
cross-over study. Lipids Health Dis. 2009 Aug 19;8:36.

[19] Ursoniu S, Sahebkar A, Serban MC, Antal D, Mikhailidis DP, Cicero A, Athyros
V, Rizzo M, Rysz J, Banach M; Lipid and Blood Pressure Meta-analysis
Collaboration Group. Lipid-modifying effects of krill oil in humans: systematic
review and meta-analysis of randomized controlled trials. Nutr Rev. 2017 May
1;75(5):361-373.

[20] Berge K, Musa-Veloso K, Harwood M, Hoem N, Burri L. Krill oil supplementation
lowers serum triglycerides without increasing low-density lipoprotein cholesterol
in adults with borderline high or high triglyceride levels. Nutr Res. 2014
Feb;34(2):126-33.

[21] Berge K, Piscitelli F, Hoem N, Silvestri C, Meyer I, Banni S, Di Marzo V.
Chronic treatment with krill powder reduces plasma triglyceride and anandamide
levels in mildly obese men. Lipids Health Dis. 2013 May 27;12:78.

[22] Berge RK, Ramsvik MS, Bohov P, Svardal A, Nordrehaug JE, Rostrup E, Bruheim I,
Bjørndal B. Krill oil reduces plasma triacylglycerol level and improves related
lipoprotein particle concentration, fatty acid composition and redox status in
healthy young adults – a pilot study. Lipids Health Dis. 2015 Dec 15;14:163.

[23] Ursoniu S, Sahebkar A, Serban MC, Antal D, Mikhailidis DP, Cicero A, Athyros
V, Rizzo M, Rysz J, Banach M; Lipid and Blood Pressure Meta-analysis
Collaboration Group. Lipid-modifying effects of krill oil in humans: systematic
review and meta-analysis of randomized controlled trials. Nutr Rev. 2017 May
1;75(5):361-373.

[24] Ulven SM, Kirkhus B, Lamglait A, Basu S, Elind E, Haider T, Berge K, Vik H,
Pedersen JI. Metabolic effects of krill oil are essentially similar to those of
fish oil but at lower dose of EPA and DHA, in healthy volunteers. Lipids. 2011
Jan;46(1):37-46.

[25] Bunea R, El Farrah K, Deutsch L. Evaluation of the effects of Neptune Krill
Oil on the clinical course of hyperlipidemia. Altern Med Rev. 2004
Dec;9(4):420-8. PubMed PMID: 15656713.

[26] Backes JM, Howard PA. Krill oil for cardiovascular risk prevention: is it for
real? Hosp Pharm. 2014 Nov;49(10):907-12. doi: 10.1310/hpj4910-907. PubMed PMID:
25477562; PubMed Central PMCID: PMC4252213.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4252213/

[27] Lobraico JM, DiLello LC, Butler AD, Cordisco ME, Petrini JR, Ahmadi R. Effects
of krill oil on endothelial function and other cardiovascular risk factors in
participants with type 2 diabetes, a randomized controlled trial. BMJ Open
Diabetes Res Care. 2015 Oct 14;3(1):e000107.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4611487/

[28] Harris WS, Miller M, Tighe AP, Davidson MH, Schaefer EJ. Omega-3 fatty acids
and coronary heart disease risk: clinical and mechanistic perspectives.
Atherosclerosis. 2008 Mar;197(1):12-24. Epub 2007 Dec 26. Review. PubMed PMID:
18160071.

[29] Zhou DY, Liu YX, Xu ZL, Yin FW, Song L, Wan XL, Song YK, Zhu BW. Effects of
long-term intake of Antarctic krill oils on artery blood pressure in
spontaneously hypertensive rats. J Sci Food Agric. 2017 Mar;97(4):1143-1148.

[30] Tandy S, Chung RW, Wat E, Kamili A, Berge K, Griinari M, Cohn JS. Dietary
krill oil supplementation reduces hepatic steatosis, glycemia, and
hypercholesterolemia in high-fat-fed mice. J Agric Food Chem. 2009 Oct
14;57(19):9339-45.

[31] Ivanova Z, Bjørndal B, Grigorova N, Roussenov A, Vachkova E, Berge K, Burri L,
Berge R, Stanilova S, Milanova A, Penchev G, Vik R, Petrov V, Georgieva TM,
Bivolraski B, Georgiev IP. Effect of fish and krill oil supplementation on
glucose tolerance in rabbits with experimentally induced obesity. Eur J Nutr.
2015 Oct;54(7):1055-67.

[32] Hunter P. The inflammation theory of disease. The growing realization that
chronic inflammation is crucial in many diseases opens new avenues for treatment.
EMBO Rep. 2012 Nov 6;13(11):968-70.

[33] Dyall SC. Long-chain omega-3 fatty acids and the brain: a review of the
independent and shared effects of EPA, DPA and DHA. Front Aging Neurosci. 2015
Apr 21;7:52. doi: 10.3389/fnagi.2015.00052. eCollection 2015. Review. PubMed
PMID: 25954194; PubMed Central PMCID: PMC4404917.

[34] Barros MP, Poppe SC, Bondan EF. Neuroprotective properties of the marine
carotenoid astaxanthin and omega-3 fatty acids, and perspectives for the natural
combination of both in krill oil. Nutrients. 2014 Mar 24;6(3):1293-317.

[35] Kidd PM. Omega-3 DHA and EPA for cognition, behavior, and mood: clinical
findings and structural-functional synergies with cell membrane phospholipids.
Altern Med Rev. 2007 Sep;12(3):207-27. Review. PubMed PMID: 18072818.

[36] Innis SM. Dietary (n-3) fatty acids and brain development. J Nutr. 2007
Apr;137(4):855-9. Review. PubMed PMID: 17374644.

[37] Sinclair AJ, Begg D, Mathai M, Weisinger RS. Omega 3 fatty acids and the
brain: review of studies in depression. Asia Pac J Clin Nutr. 2007;16 Suppl
1:391-7. Review. PubMed PMID: 17392137.

[38] Tan ZS, Harris WS, Beiser AS, Au R, Himali JJ, Debette S, Pikula A, Decarli C,
Wolf PA, Vasan RS, Robins SJ, Seshadri S. Red blood cell ω-3 fatty acid levels
and markers of accelerated brain aging. Neurology. 2012 Feb 28;78(9):658-64.

[39] Helland IB, Smith L, Saarem K, Saugstad OD, Drevon CA. Maternal
supplementation with very-long-chain n-3 fatty acids during pregnancy and
lactation augments children’s IQ at 4 years of age. Pediatrics. 2003
Jan;111(1):e39-44. PubMed PMID: 12509593.

[40] Oken E, Wright RO, Kleinman KP, Bellinger D, Amarasiriwardena CJ, Hu H,
Rich-Edwards JW, Gillman MW. Maternal fish consumption, hair mercury, and infant
cognition in a U.S. Cohort. Environ Health Perspect. 2005 Oct;113(10):1376-80.
PubMed PMID: 16203250; PubMed Central PMCID: PMC1281283.

[41] Wibrand K, Berge K, Messaoudi M, Duffaud A, Panja D, Bramham CR, Burri L.
Enhanced cognitive function and antidepressant-like effects after krill oil
supplementation in rats. Lipids Health Dis. 2013 Jan 25;12:6. doi:
10.1186/1476-511X-12-6. PubMed PMID: 23351783; PubMed Central PMCID: PMC3618203.

[42] Lin PY, Su KP. A meta-analytic review of double-blind, placebo-controlled
trials of antidepressant efficacy of omega-3 fatty acids. J Clin Psychiatry. 2007
Jul;68(7):1056-61. PubMed PMID: 17685742.

[43] Kiecolt-Glaser JK, Belury MA, Andridge R, Malarkey WB, Glaser R. Omega-3
supplementation lowers inflammation and anxiety in medical students: a randomized
controlled trial. Brain Behav Immun. 2011 Nov;25(8):1725-34.

[44] Jung JY, Kwon HH, Hong JS, Yoon JY, Park MS, Jang MY, Suh DH. Effect of
dietary supplementation with omega-3 fatty acid and gamma-linolenic acid on acne
vulgaris: a randomised, double-blind, controlled trial. Acta Derm Venereol. 2014
Sep;94(5):521-5.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6073124/

[45] Yoshida S, Yasutomo K, Watanabe T. Treatment with DHA/EPA ameliorates atopic
dermatitis-like skin disease by blocking LTB4 production. J Med Invest.
2016;63(3-4):187-91. doi: 10.2152/jmi.63.187. PubMed PMID: 27644556.

[46] Imokawa G. The Xanthophyll Carotenoid Astaxanthin has Distinct Biological
Effects to Prevent the Photoaging of the Skin Even by its Postirradiation
Treatment. Photochem Photobiol. 2018 Oct 19.

[47] Ito N, Seki S, Ueda F. The Protective Role of Astaxanthin for UV-Induced Skin
Deterioration in Healthy People-A Randomized, Double-Blind, Placebo-Controlled
Trial. Nutrients. 2018 Jun 25;10(7). pii: E817.

[48] Golub N, Geba D, Mousa SA, Williams G, Block RC. Greasing the wheels of
managing overweight and obesity with omega-3 fatty acids. Med Hypotheses. 2011
Dec;77(6):1114-20.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3210336/

[49] Parra D, Ramel A, Bandarra N, Kiely M, Martínez JA, Thorsdottir I. A diet rich
in long chain omega-3 fatty acids modulates satiety in overweight and obese
volunteers during weight loss. Appetite. 2008 Nov;51(3):676-80.

[50] Logan SL, Spriet LL. Omega-3 Fatty Acid Supplementation for 12 Weeks Increases
Resting and Exercise Metabolic Rate in Healthy Community-Dwelling Older Females.
PLoS One. 2015 Dec 17;10(12):e0144828.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4682991/

[51] Couet C, Delarue J, Ritz P, Antoine JM, Lamisse F. Effect of dietary fish oil
on body fat mass and basal fat oxidation in healthy adults. Int J Obes Relat
Metab Disord. 1997 Aug;21(8):637-43. PubMed PMID: 15481762.

[52] Hainault I, Carolotti M, Hajduch E, Guichard C, Lavau M. Fish oil in a high
lard diet prevents obesity, hyperlipemia, and adipocyte insulin resistance in
rats. Ann N Y Acad Sci. 1993 Jun 14;683:98-101. PubMed PMID: 8352478.
[53] Ruzickova J, Rossmeisl M, Prazak T, Flachs P, Sponarova J, Veck M, Tvrzicka E,
Bryhn M, Kopecky J. Omega-3 PUFA of marine origin limit diet-induced obesity in
mice by reducing cellularity of adipose tissue. Lipids. 2004 Dec;39(12):1177-85.
Erratum in: Lipids. 2005 Jan;40(1):115. PubMed PMID: 15736913.

[54] Belzung F, Raclot T, Groscolas R. Fish oil n-3 fatty acids selectively limit
the hypertrophy of abdominal fat depots in growing rats fed high-fat diets. Am J
Physiol. 1993 Jun;264(6 Pt 2):R1111-8. PubMed PMID: 8322963.

[55] Sohrabi N, Kashanian M, Ghafoori SS, Malakouti SK. Evaluation of the effect of
omega-3 fatty acids in the treatment of premenstrual syndrome: “a pilot trial”.
Complement Ther Med. 2013 Jun;21(3):141-6.

[56] Harel Z, Biro FM, Kottenhahn RK, Rosenthal SL. Supplementation with omega-3
polyunsaturated fatty acids in the management of dysmenorrhea in adolescents. Am
J Obstet Gynecol. 1996 Apr;174(4):1335-8. PubMed PMID: 8623866.

[57] Rahbar N, Asgharzadeh N, Ghorbani R. Effect of omega-3 fatty acids on
intensity of primary dysmenorrhea. Int J Gynaecol Obstet. 2012 Apr;117(1):45-7.
doi: 10.1016/j.ijgo.2011.11.019. Epub 2012 Jan 17. PubMed PMID: 22261128.

[58] Bagga D, Wang L, Farias-Eisner R, Glaspy JA, Reddy ST. Differential effects of
prostaglandin derived from omega-6 and omega-3 polyunsaturated fatty acids on
COX-2 expression and IL-6 secretion. Proc Natl Acad Sci U S A. 2003 Feb
18;100(4):1751-6. Epub 2003 Feb 10. PubMed PMID: 12578976; PubMed Central PMCID:
PMC149905.

[59] Sampalis F, Bunea R, Pelland MF, Kowalski O, Duguet N, Dupuis S. Evaluation of
the effects of Neptune Krill Oil on the management of premenstrual syndrome and
dysmenorrhea. Altern Med Rev. 2003 May;8(2):171-9. PubMed PMID: 12777162.

[60] Deinema LA, Vingrys AJ, Wong CY, Jackson DC, Chinnery HR, Downie LE. A
Randomized, Double-Masked, Placebo-Controlled Clinical Trial of Two Forms of
Omega-3 Supplements for Treating Dry Eye Disease. Ophthalmology. 2017
Jan;124(1):43-52.

[61] Ferramosca A, Moscatelli N, Di Giacomo M, Zara V. Dietary fatty acids
influence sperm quality and function. Andrology. 2017 May;5(3):423-430. doi:
10.1111/andr.12348. Epub 2017 Mar 23. PubMed PMID: 28334508.
https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/andr.12348

[62] Burri L, Berge K, Wibrand K, Berge RK, Barger JL. Differential effects of
krill oil and fish oil on the hepatic transcriptome in mice. Front Genet. 2011
Jul 12;2:45.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3268598/

[63] Ferramosca A, Zara V. Modulation of hepatic steatosis by dietary fatty acids.
World J Gastroenterol. 2014 Feb 21;20(7):1746-55.
https://www.wjgnet.com/1007-9327/full/v20/i7/1746.htm